Backstage: Fito Páez por Marcos López en la tapa de Rolling Stone

“fito con el vestuario que le prestó pablito lescano, de Damas Gratis. ( tomando el té en el lving con el juego que me regalaron para el casamiento ) ( por mi parte, alejado del rockn roll, estoy mas bien en la onda Guaraña paraguaya, con ñandutí en la decoración, folk vernáculo mix con empapelado imitación británico )” (Fuente)

El talentoso y célebre fotógrafo argentino Marcos López estuvo a cargo de la foto de tapa de la edición argentina de Rolling Stone de diciembre. Es un retrato genial: Fito Páez tomando el té, vestido con saco negro y corbata de seda violeta, con vajilla de abuela y un fondo de flores de un empapelado igual de arcaico.

En el interior de la revista hay más fotos. Fito sonriente entre cuadros y zapatillas coloridas, Fito sentado al piano, Fito sonriente junto a un Jimi Hendrix pintado. Una producción con el reconocido estilo de López, tan estridente y luminoso.

Hace unos días, casi de casualidad, me encontré con la página en Facebook de Marcos López… ¡con el backstage de la producción! Varias cosas para decir: hay muchos otros trabajos para ver, hay tomas de los escenarios sin el artista, las fotos están comentadas en su mayoría con detalles interesante. Me gusta el arte que propone López en sus fotos ¿o son cuadros?

Va una selección, pero no dejen de ir a su página:

“escenografía reciclada. mezclando texturas. El empapelado representa la ternura infantil, de la infancia provinciana. Fito y yo somos de Santa Fe. Yo de la capital. Luego la morcilla como símbolo de la identidad nacional y del gauchaje. con el espíritu de la carnicera herida. La mismísima patria. La metáfora simple como camino hacia la esencia del problema. Las frases hechas. La obviedad. Evitar lagrimear por miedo de llorar hasta morir. El malevaje extrañao me mira sin comprender.” (Fuente)

“Fondo sala de té” (Fuente)

“El fondo es lo principal. Lo que está. Lo que subyace a lo que uno arma para tomar las fotos. Es anterior a la escenografía y a la puesta en escena. En el fondo están las textura de pasado. Los fantasmas. Los duendes de la siesta. Luego, se le agrega el tigre de Bombay. Las morcillas. La maleta samsonite amarilla. Las Adidas truchas pintadas a mano. Las palanganas. El secreto es poner toda la carne al asador. El vestidito que yo te regalé. El piano de mi madre. Los perritos que imitan a los perros de Jeff Koons. El exceso: buen día lexotanil, buen día señora, buen día doctor. La necesidad de venganza: maldito sea tu amor. Tu inmenso reino y tu ansiado dolor. La reconciliación con uno mismopara conectar con la ternura: el ñandutí. Alta sabiduría. La artesanía popular es la prima hermana de la canción popular. Una noche tibia nos conocimos en el lago azul de Ipacaraí. Tú cantabas triste por el camino, viejas melodías en guaraní. Y con el embrujo de tus canciones iba renaciendo tu amor en mí. Es muy simple. Lo voy a deletrear: La-ilusión-de-que-tu-amor-renazca-en-mí. Mas claro echarle agua. Tu inmeso reino. Tu ansiado dolor. Los espejitos de colores como ilusión. Como estrategia para seguir viviendo en la ciudad de la furia. En esta ciudad de pobres corazones. De locos corazones. Desorientados corazones…” (Fuente)

“El patio de la casa transformado en estudio-carnicera” (Fuente)

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Un comentario sobre “Backstage: Fito Páez por Marcos López en la tapa de Rolling Stone”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *