¡Basta de ‘esas’ infografías!

Estoy bastante de acuerdo con “Stop Already With the F*cking ‘Infographics‘”. Me expresé en alguna oportunidad sobre el exceso de “infografías” publicadas en miles de blogs. Por poca credibilidad y en general hechas por empresas o agencias para promocionar sus trabajos. Lo cual no está nada mal, pero visto tantas veces replicado el mismo .jpg se toma como “tendencia” o “dato certero” lo que pueda decir AddThis sobre cómo compartimos contenidos en la red, por poner un ejemplo.

En este blog suelo publicar toneladas de posts sobre infografías y visualizaciones pero, intento, en la medida de mis posibilidades, chequear o contextualizar estos trabajos. Darle un sentido a ese continuo de íconos y porcentajes. Miles quedan afuera, los desecho por estar parcializados. ¿Cuántos de aquí usan y comparten contenido por AddThis?

¿No es sumar más ruido al nido de números que rodean la red? Sí me interesa saber, con datos oficiales, estadísticas sobre Facebook, Twitter, WordPress, etc. Porque son relevantes, porque aportan a un panorama más o menos certero de la actividad en Internet. Pero ¿los datos de un plugin pueden decirme cómo compartimos contenido? (No tengo nada contra AddThis, pero los agarré de ejemplo, mil disculpas!)

Recomiendo mucho leer la entrevista a Nigel Holmes donde explica un poco el sentido de los trabajos de visualización: “el diseño de información no consiste en añadir más elementos a una composición, sino en tomar la complejidad e irla despojando de detalles irrelevantes hasta que solo haya sobrevivido lo esencial. Es en ese momento cuando lo relevante se hace visible, claro, inequívoco. Este proceso de reducción controlada tiene un nombre: edición. Los lectores no quieren verlo todo, por lo menos en un primer momento. Prefieren una síntesis. El gran desafío que la edición plantea es cómo cortar manteniendo al mismo tiempo la integridad de la información original. En otras palabras: cómo reducir sin degradar los datos. Es más difícil de lo que parece”.

Me causó mucha gracia la “Infografía de la infografía” ¿No es genial? Es como un exprimido de infografías visto en una infografía que habla de infografías:

Sus fuentes son 49 infografías publicadas por Good.is que, la verdad, no me puse a ver una por una. Ya ni ganas.

Llegué a la infografía vía un tweet de Milton!

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

3 comentarios sobre “¡Basta de ‘esas’ infografías!”

  1. No reniego para nada del objetivo profesional de las infografías y aprecio mucho la habilidad de quienes las realizan para plasmar en una imagen lo que otro dijo en un listado de datos. Es innegable que llegaron para quedarse, pero lamento que haya sido de la mano de la simplificación para vender y “dar menos detalles” y no para complementar o sumar contenido a un texto.

    Si vemos la evolución de los medios gráficos en los últimos 50 años, no mucho más, la pérdida de espacio de los contenidos escritos sobre las imágenes y los gráficos es abismal. Pero eso no redundó en mejores textos sino en minimizar las capacidades del lector a favor de que mastique rápidamente los contenidos, muchos plagados de intereses carentes de imparcialidad y objetividad, incluso (en casos extremos) atrapar a través del título a un lector desprevenido que nunca va a encontrar en el artículo lo que le propuso el encabezado.

    Así como sucede esto, casi inevitable por el hecho mismo de la contradicción que significa informar con objetividad pero a la vez ganar dinero, también la imagen y la infografía colabora con la escasez de abstracción que arrastramos desde que comenzamos la escuela.

    Hoy, por falta de tiempo o de ganas es casi imposible explicar algo de una complejidad intermedia o alta sin un ejemplo: “El agujero de la explosión es del tamaño de dos canchas de fútbol”, “La serpiente más larga del mundo mide lo mismo que tres autos en fila” y así multiplicado por mil. El sensacionalismo salta de la alegría, pero ¿la capacidad de análisis?

    Una vez un amigo que quiero mucho, contador recibido en la UBA (es decir, no es ni tonto ni vago para el análisis) me dijo “Leo Clarín porque es más fácil de entender” WTF? Eso mismo, la simpleza ganó en adhesión y “confianza” del lector hacia su medio, pero creo, en lo personal, que se aleja cada vez más de la búsqueda de informar y a la vez generarle una incógnita o interés al lector que lo movilice.

    ¿Los medios gráficos son cada vez más televisivos?

    Más allá de esta sanata, me gustan las infografías, tal como comentás Nico, odio que las usen para promocionar productos o marcar una preferencia sin objetividad, pero me agradan, sobre todo cuando tienen animación integrada y se utilizan para enriquecer contenidos en publicaciones digitales.

    Saludos!

  2. Pablo,

    Estoy muy de acuerdo con vos. La superficialidad de los medios va en ascenso y la imagen es un gran elemento de esta movida. Una pena.

    A mí también me gustan las infografías, me encantan! Pero siempre necesitan de contexto y de cierta profundidad si es que la pieza no lo tiene.

    Veo que no soy el único que piensa así :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *