¿De qué hablan los blogs?

La pregunta es tan ingenua y estúpida que vaya a saber por qué motivo me he propuesto responderla. Para forzar una analogí­a, es como preguntarse de qué hablan los libros o las pelí­culas. La respuesta es: ¡de todo! Y punto, se acabó. ¿Acaso no hay blogs de bonsais? Sí­, claro. ¿De tapas de diarios?, Uf, sí­. ¿De enanos de jardí­n?… off course! De… ¿comics gays?. Obvio. Entonces, para qué intentar responder “esa” pregunta con tantas interesantes aun sin responder.

Bien, porque creo tener una pista. Es decir, creo y dudo.

Dos artí­culos recientes hablan, en parte, sobre el tema. La “Aristocracia Bloguera“, de El Paí­s, y el análisis de 3 blogs que hizo gemma. Hay algo en común entre ambas notas y es que la tecnologí­a, como temática, está presente en los blogs que tratan. En el caso de gemma es natural porque el “experimento” se realizó con bitácoras que suelen hablar de tecnologí­a. En cuanto al aristócrata -incluye de otros contenidos también- la tecnologí­a está presente desde el comienzo mismo de la nota.

Ese fue el desencadenante para comenzar a perderme en esta meta selva discursiva. Y no tuve más que reformular la pregunta, a saber ¿la mayorí­a de los blogs hablan de tecnologí­a? ¿Tanta popularidad tiene la tecnologí­a que es capaz de lograr una audiencia tan ansiosa y participativa? ¿A qué se debe tal cosa?
Ya con los pies mojados por el lodo, y con algún gadget en la mano, decidí­ tomar un atajo y fijarme en los “tops” de los siempre discutidos rankings que de todas formas siempre miramos… Y los más leí­dos son… click-click… ¡los de tecnologí­a! ¡Eureka! ¡Hallé la verdad!

Epa, tranquilo muchacho, dije embriagado hablándome a mí­ mismo. No tan rápido. La misión no es tan simple. Por eso vuelvo sobre mis pasos. Si de algo está poblado este mundo es de “conjuntos de saberes técnicos“, posibles de ser aplicados en tantas áreas que llegado a este fondo preguntarse cómo definimos “tecnologí­a” no está de más.

¿El Cine es tecnologí­a? Sí­, en parte, pero aquí­ lo consideraremos Arte. ¿La fotografí­a? Grrr… lo mismo. A ver, limpiemos: Engadget es tecnologí­a. Cheezburger no. BoingBoing a veces, Lifehacker siempre.

Resignado al inevitable hundimiento, ya perdido en una ciénaga de pensamientos espiralados, envié como último recurso varios e-SOS (*) en busca de alguna respuesta que diera por cerrado el asunto. Entregado esperaba el sonido del fracaso: “mail delivery agent error”. Pero el inbox iluminó la pantalla, llegaban los primeros bytes de la salvación.

Así­, Alvy de Microsiervos comienza a despejar el panorama:

En primer lugar habrí­a que comprobar cuán cierto es lo de que los blogs de tecnologí­a son los más leí­dos. También depende de cómo se defina «Tecnologí­a» y qué entra en esa categorí­a, incluso qué porcentajes de un blog son tecnologí­a. Aunque montar un blog siempre ha sido fácil, los geeks fueron los primeros en hacer de conejillos de indias y ganaron esa ventaja respecto a los demás. Así­ que en el mundillo de los blogs tal vez todaví­a estamos en esa fase temprana o intermedia en la que lo más visible es lo primero que surgió y en el caso de los blogs fueron los de temas tecnológicos. Eso puede atribuirse a la antigüedad y la visibilidad pública.

En esta exagerada tragedia, podrí­amos ir afirmando tal vez que en la génesis de la blogosfera estuvo la tecnologí­a como principal temática y desde entonces la pluralidad de especializaciones en blogs fue en aumento. Antonio Ortiz, director editorial de WeblogsSL, cuenta en este sentido:

El protagonismo o mayor visibilidad de la tecnologí­a en los blogs es debido a que en las primeras etapas los que han abrazado el formato son usuarios técnicamente avanzados. Con el paso del tiempo, otras temáticas van avanzando (polí­tica, tendencias, sexo…) Por ejemplo, en WeblogsSL nuestro blog más popular no es tecnológico, es Motorpasion, un blog dedicado al mundo del automóvil.

Mariano Amartino es uno de esos pioneros que posee una larga lista de anotaciones publicadas y habla de ese valor agregado:

Mi blog tiene 6 años de existencia como tal y 7 si cuento la previa en otros dominios… ¿hace cuánto que bloguean los periodistas o aquellos que, hoy, hablan de aristocracia bloguera? Los blogs, como todo movimiento en internet (sea tecnológico o “comunitario”) nace de ciertos pioneros, estos “pioneros” son aquellos que se sienten cómodos en Internet y la tecnologí­a en general. Luego, con el tiempo entran los otros segmentos… y, lo mejor de todo, es que estos pioneros son los que están abriendo internet a una facilidad de uso (publicación, diseño, monetizacion) que antes no existí­a y que es lo que hace que, hoy en dí­a, todos puedan tener su voz en internet.

A esta altura queda más o menos claro, y ufff… me alivio, que la temática tecnológica no es la más popular en el universo blog. Fueron los pioneros quienes comenzaron a publicar sobre el tema y se posicionaron como referentes. También es cierto que a muchos se los sigue porque van marcando tendencias en internet, que sí­ es tecnologí­a. Héctor Delcourt, de SigT, nos dice:

La “autoridad” de un sitio se podrí­a medir (por simplificar) número de enlaces * calidad de esos enlaces (autoridad del que enlaza). Eso hace que los blogs que están en el “centro” del universo de su nicho se conviertan en autoridad. No creo que los blogs de tecnologí­a sean los más leí­dos pero sí­ los más visitados. Existe una larga cola (longtail) de blogs no conocidos pero estoy seguro que si dividimos los sitios por temática la cola larga es mucho mayor por porcentaje en sitios de temática no relacionada a tecnologí­a, sirva de ejemplo los blogs personales que rara vez son masivamente visitados pero “se dice” (no recuerdo ningún estudio al respecto, lo dejamos en que es “creencia popular”) que son mayorí­a abrumadora.

Ismael El-Qudsi tiene una opinión similar, en cuanto a quienes comenzaron con los blogs y la necesidad de los usuarios por buscar sitios que cuenten cómo crear uno:

Creo que los tecnológicos fueron los primeros en empezar, por eso llevan ventaja, y es que además al principio era difí­cil para una persona sin conocimientos avanzados poder crear un blog (…) Sin embargo no creo que el posicionamiento en buscadores tenga una gran influencia en este hecho y veo más razones sociológicas que de Seo.

La variedad de temas, que ya existe claro está, va aumentando su caudal para dar paso a múltiples historias. Manuel Almeida, de Mangas Verdes, cree que:

No sólo de tecnologí­a vive la blogosfera. Si echamos un vistazo a los directorios, vemos que, aun siendo el tecnologí­a uno de los apartados más nutridos, otros como el polí­tico, el periodí­stico o el literario tampoco se quedan atrás. Estoy con los que opinan que las distancias se irán acortando hasta reflejar la misma proporción de intereses que existe en la sociedad.

Tal vez el momento actual de los blogs se encuentre en ese despertar donde la proliferación de publicaciones comienza a abrirse paso y equilibrar la balanza de su tematización. En ese marco Guillermo Carabajal, de La Brújula Verde, agrega:

Es como siempre que surge un nuevo medio, quienes lo escriben y leen son prácticamente los mismos (se me ocurre el ejemplo de los filósofos antiguos, historiadores, etc.) y por tanto tienden a tratar temas que les conciernen o interesan particularmente. Pero efectivamente, poco a poco el espectro temático ha ido abriéndose y con el tiempo otras temáticas llegarán a equipararse a la tecnologí­a.

Lo cierto es que, como dije, nuestro parámetro al momento de evaluar los sitios (por visitas, popularidad, autoridad, etc) son los Rankings, esos aumentadores de ego. Por eso no quiero dejar de poner la opinión de Telendro que, como otros, opina:

¿Quién dice que los blogs de tecnologí­a son los más leí­dos? Si vemos los tops podrí­a dar esa sensación, pero esos listados son muy engañosos. Estar en los primeros lugares de esas listas puede significar más enlaces, ser “más conocido en el mundillo”, pero no tiene por qué estar relacionado con el número de lectores. Por ejemplo, mi blog está en todas esas listas entre los 100 primeros puestos, y mis visitas son escasas. A veces estoy entre los 10.000 en Technorati de 70 millones de blogs…. por no hablar de Alexa, que mi blog estarí­a entre las 500 páginas españolas más visitadas, claro está, es algo irreal totalmente.

Comienzo a respirar más tranquilo y poder terminar de escribir esta anotación. Y si de algo sirvió la aventura fue para dar cuenta de que aquellos que suelen escribir de tecnologí­a, realicen un breve recorrido y hasta arriesguen algún pronóstico sobre el acontecer blog. ¿De qué hablan los blog?, pues ya, hablan de todo. Tal vez muchos estén bien posicionados por años de antigüedad y ser referentes en lo suyo. Otros porque prendieron rápidamente en la gente o son un buen disparador de respuestas de los usuarios. No cabe duda que los contenidos van en aumento y eso incluye a todas las temáticas. Tal vez la pregunta es algo ingenua y estúpida, pero creo valió como reflexión.
(*) Gracias a todos los socorristas que contestaron mi mensaje. Muchos quedaron afuera por cuestiones de… Prometo una próxima entrada con todos los mensajes y sin editar, en general no tienen desperdicio y son bien variados.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

3 comentarios sobre “¿De qué hablan los blogs?”

  1. Pingback: meneame.net
  2. amartino me tiene cansado porque cree que inventó la web. con lo que dice en el post parecería que tiene intenciones de que todos le construyamos un altar porque gracias a él todos tenemos voz en Internet.
    no es la primera vez que ataca sutilmente a los periodistas que tienen blog y que llegaron mucho más tarde que él y sus cinco amigos. Pero eso es de una chatura mental extrema. Solo indica su miopía.
    Es un sinsentido porque si mañana se abre un nuevo blog y es buenísimo, le romperá el cu– a todo el resto, estén online hace un año, cuatro o una década. El contenido es la estrella, no el blogguer ni su antigudad. Hay blogs antiguos que son una basofia como hay otros nuevos que son muy buenos y viceversa.
    Amartino está celoso. Se nota mucho, che.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *