Deustche Welle Akademie y el fútbol integran a 22 periodistas de Alemania y América Latina

DWA

Por Sebastián Espiño (*)

El proyecto Once Amigos, de la Deustche Welle Akademie América Latina, rompe el molde. Y esa idea se funda en que la mayoría de las características de la iniciativa de la academia del medio alemán se salen de las rutinas que llevan adelante los grandes medios del mundo. Juntar a 22 periodistas para comunicar el fútbol desde el punto de vista de la cultura y su naturaleza social, es de por sí un gran diferencial. Pero si esa tarea la desempeñan 11 latinoamerican@s trabajando en equipo con 11 aleman@s, y la meta es contar todo tipo de historias durante el Mundial de Brasil 2014; el asunto se pone buenísimo, apasionante.

La selección de los participantes la hizo el equipo de la DW Akademie durante octubre y noviembre de 2012, a través de una convocatoria abierta que publicaron en su sitio. Se inscribieron más de 300 postulantes, de los que finalmente quedaron 22. De América Latina hay gente de Chile, Uruguay, Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador, Venezuela, Honduras y México; además de l@s 11 periodistas de Alemania. Diarios, radios, sitios web, canales de televisión y agencias de comunicación son algunos de los orígenes profesionales de l@s elegid@s.

La primera escala de esta “locura” -como la llamó David Olmos, director del proyecto- fue en Bonn, Alemania, en diciembre. Lo fundamental durante estas dos semanas iniciales de trabajo fue conocerse, integrar el grupo y llevar adelante las primeras producciones. Ahí fue donde aparecieron los intercambios más ricos y las mejores experiencias.

El plantel se dividió en 11 duplas que integraron a un latino con un alemán, y fue coordinado por Olmos, junto con Álvaro Liuzzi y Steffen Leidel, capacitadores de la DW Akademie. Cada equipo eligió una ciudad donde hubiese un club de Bundesliga y propuso una historia para publicar en el blog que se creó para compilar los trabajos. Esas ideas fueron sometidas al debate en reuniones de sumario de las que participaban todos los integrantes del proyecto. Allí fue donde comenzaron a amalgamarse las diferentes formas de trabajar contenidos periodísticos: la manera de contactar a las fuentes, de organizar entrevistas, de titular y de proyectar una idea para el soporte digital fueron algunos de los tantos puntos en los que el intercambio se hizo intenso, a veces picante y siempre enriquecedor.

Cada artículo debió insertarse dentro de la lógica del soporte digital. Se buscó potenciar la producción de material multimedia, las presentaciones interactivas y las herramientas de uso libre que favorecieran a este tipo de trabajos. Durante las dos semanas se descubrieron y los capacitadores facilitaron recursos que colaboraron con la construcción de las notas.

Las duplas trabajaron con herramientas propias y el trabajo se dividió de la siguiente forma: dos días para armar la propuesta, dos para viajar en busca de la historia, más un día y medio de edición y post producción antes de presentar el resultado final.

En la variedad de los resultados se vio la riqueza del proyecto. Hubo artículos sobre hinchas que compraron su tumba en el cementerio del club de sus amores, curas que son párrocos en capillas dentro de los estadios, músicos que componen temas para sus equipos, hinchadas que son consideradas fábricas por el resto, jugadores latinos que la pelean en el fútbol alemán, análisis sobre el éxito del club más ganador de Alemania, barras bravas mujeres, las canteras de jugadores juveniles, rivalidad entre ciudades, la nostalgia de exjugadores y hasta equipos que se forman con totalidad de latinos para evitar el desarraigo. Un tremendo mosaico.

Los meses que vienen serán intensos para el proyecto. En junio los 22 integrantes viajarán a Brasil para buscar nuevos relatos de lo que suceda en la Copa FIFA Confederaciones y sobre fin de año, l@s 11 periodistas de Alemania visitarán a sus compañer@s de América Latina para trabajar en artículos relacionados con el fútbol latino. Serán las dos escalas previas a la gran función: el Mundial de Brasil.

* Sebastián Espiño. Licenciado en Comunicación Social, investigador y docente de la Universidad Nacional del Comahue. Actualmente es Jefe de Producto de TN.com.ar y desde diciembre de 2012 es el integrante argentino del proyecto Once Amigos de Deustche Welle Akademie América Latina. Además, es amigo de la casa 😛

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *