Droste Effect con ritmo

Se denomina “Efecto Droste” a la creación intencionada de imágenes recursivas que van achicándose y multiplicándose una dentro de otra sucesivamente. El primer recurso de este tipo que se me viene a la mente es aquella tapa de Pink Floyd y, obviamente, la cantidad de obras realizadas por Escher. Esos espirales repetitivos, hipnóticos, que nos dejan perplejos por su perfección.

Para que se puedan dar una idea de los resultados de este efecto, conozcan este grupo en Flickr creado especialmente y hecho todo bajo el software de código libre GIMP. Se llama, Droste Effect, claro.

Basándose en esta fórmula, el director frankbeltran creó este divertido video para la banda “No somos machos”. Es el primer video que realiza y lo hizo a partir de un presupuesto muy bajo, según cuenta. Le llevó 6 meses de trabajo y utilizó una cámara Canon Mark III que capta hasta 115 imágenes continuas, a 10 fps. Después puro proceso desde la compu.

Veamos el resultado primero:


Si hasta acá te gustó, no te pierdas el making off porque detalla las etapas del proceso de realización:


Realmente sorprendente: una buena idea no requiere una superproducción para alcanzar una bella creación.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Un comentario sobre “Droste Effect con ritmo”

  1. Un efecto impresionante me gusto mucho la realización y sobre todo la documentaron que a mucha gente nos sirve de inspiración y de guía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *