El corazón, el hígado y los riñones de un diario

“(…) La circulación de un diario se construye lentamente por una audiencia que cree y se identifica con el medio (no existe un activo más valioso para un diario que su credibilidad, la empatía apenas le sigue). Luego, los anuncios que aparecen en ese diario (publicidad y clasificados) reciben el volumen de la audiencia e, indirectamente, parte de la reputación del medio. Cuando las cosas funcionan bien resulta para todos más fácil comprar y vender usando la lista de avisos de diarios populares. El negocio puede ser tan exitoso que para algunos diarios la facturación de los avisos clasificados significar hasta un tercio de sus ingresos. Los avisos clasificados son el corazón, el hígado y los riñones de un diario de papel.
Esto fue así durante décadas. Pero desde hace unos años, la creciente participación de las listas de avisos gratuitos en Internet empezó a cuestionar definitivamente esa lógica (…)”

Julián Gallo sobre Napsix, un nuevo proyecto de avisos clasificados online.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *