Estado Policial 2.0

“Las cámaras de seguridad son sólo una parte de un mucho más ambicioso programa de vigilancia y censura de alta tecnología conocido en China como el Escudo Dorado. La meta final es usar la más moderna tecnología de búsqueda de personas -provista por gigantes yanquis como IBM, Honeywell y General Electric- para crear una hermética burbuja de consumo: un lugar donde las tarjetas Visa, las zapatillas Adidas, los celulares de China Mobile, las cajitas felices de McDonald’s, la cerveza Tsingtao y las entregas de UPS (por nombrar unos pocos sponsors oficiales de los Juegos de Pekín) puedan ser disfrutados bajo el siempre despierto ojo del Estado, sin que asome la amenaza de la democracia. Con un clima político intranquilo por toda China, el gobierno espera usar el escudo de vigilancia para identificar y atacar a los disidentes antes de que estalle un movimiento de masas como el que conmovió al mundo en la Plaza de Tiananmen.

¿Se acuerdan que siempre nos dijeron que los mercados libres y las personas libres iban de la mano? Eso es mentira. Resulta que ahora el modelo más eficiente del capitalismo es un estado policial comunista, fortalecido por las tecnologías norteamericanas de ‘seguridad interior’ y envalentonado con la retórica de la ‘guerra contra el terror’. Y las corporaciones multinacionales, que hoy tienen ganancias superlativas con este experimento social, no se van a contentar con que este lucrativo nuevo mercado quede confinado a Shenzhen. Como todo lo que es ensamblado en China a partir de piezas norteamericanas, el Estado Policial 2.0 está listo para ser exportado a algún lugar cerca de vos”.

China y el Estado vigilante” en Rolling Stone Nro. 124 por Naomi Klein, autora de No Logo

(que a propósito está disponible por completo en versión ipaper).

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *