Google Pirata

Se sabe y quien no lo sepa, es hora de que se entere: Google también es The Pirate Bay (sitio de descarga de .torrent en juicio actualmente). ¿Por qué? Bueno, hay un pequeño truquillo para realizar búsquedas por tipos de archivo que permite encontrar los dichosos BitTorrent, entre otros formatos.

A saber. Con sólo poner “filetype:” seguido del tipo de archivo que buscamos, nos arroja sólo resultados del formato elegido. Por ejemplo, filetype:pdf.

Ahora bien. Ante lo permitido y la sugerencia no hay diferencias. Dicho en verso suena lindo, pero vean qué ocurre si buscamos .torrent en Google. OH! ¿Me está sugiriendo que descargue Photoshop® y The Dark Knigh©? OH! Recorcholis! Por el poder de Copyright!

google-torrent

Ahora, gracias a los permisos y la tecnología del propio Google (Google Custom Search) , es posible que exista un The Pirate Google (vía). Un buscador de archivos .torrent que utiliza la misma araña y las mañas del querido Google.

the-pirate-google

Nada nuevo, en realidad. Es la no-noticia. Se conoce hace mucho tiempo que se puede realizar este tipo de búsquedas. Pero dicho en un contexto de juicios, hipocresía, intereses empresariales, desconocimiento y desinformación; cobra otro sentido.

NOTA: el autor de este blog y quien escribe estas líneas no tiene relación alguna con Google Inc. Salvo por: el uso del sistema de publicidad (Adsense), el servicio de correo electrónico (Gmail, Google Apps), la medición estadística de este sitio (Google Analytics), el sistema de administración de feeds (Feedburner), el servicio de noticias que provee a este periodista conseguir parte de la información que se publica aquí (Google News) más una serie de productos que también son usados para la realización del blog y potencialmente podrían ser adquiridos -en un breve lapso de tiempo- por la empresa ya mencionada. Gracias.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

6 comentarios sobre “Google Pirata”

  1. Pingback: sicrono
  2. Pingback: sicrono
  3. Pingback: Nicolás Píccoli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *