NIN: entendiendo el nuevo modelo de la industria de la música

pic_home.jpgHemos hablado ya sobre cómo la industria discográfica pega sus manotazos de ahogado con intentos de nuevas leyes, juicios y sin resultados. Mientras su insistencia sin sentido los avejenta, bandas como Radiohead y Nine Inch Nails comienzan a plantear su propio negocio, sin intermediarios y ganando dinero.

Muchos dicen que estas bandas lo pueden hacer porque ya son consagradas, famosas y en gran medida gracias a la promoción de las mismas multinacionales. En parte es así, pero también se da el fenómeno inverso: artistas nuevos surgidos por el buzz de internet que firman con una gran discográfica y venden miles de discos.

Pero lo que nos ocupa en este post es el nuevo lanzamiento de la banda NIN: Ghost I-IV. Se trata de 36 temas nuevos instrumentales, grabados en 10 semanas y bien variados, según explican.

Pero lo importante, como novedad más allá de lo estrictamente musical, es la forma de distribución y venta que eligió la banda con este nuevo disco.

Se puede adquirir en las siguientes versiones:

  • Gratis. Sólo Ghosts I: 9 canciones en alta calidad, sin DRM y un .pdf de 40 páginas.
  • 5 dólares. La descarga completa, los 36 temas (en una variedad de formato) más un .pdf de 40 páginas.
  • 10 dólares. Ghosts I-IV (completo) en CD con booklet. (Es un pre-compra, porque sale el 8 de abril pero es posible descargarlo en digital ya).
  • 75 dólares. Ghosts I-IV Edición Deluxe: 2 CDs + 1 DVD y un Blu Ray (también pre-compra, disponible desde el 1 de mayo, pero con la posibilidad de descarga digital inmediata).
  • 300 dólares. Ghosts I-IV Edición Ultra-Deluxe Limitada de 2.500 unidades. Incluye todo lo de la versión anterior, más 4 vinilos y dos posters exclusivos (también pre-compra disponible desde el 1 mayo, pero con la posibilidad de descarga digital inmediata).

El material se puede conseguir también vía torrent, cargado por ellos mismos.

Como si esto fuera poco, toda la producción de Ghosts está bajo licencia Creative Commons, con atributos para compartir y realizar trabajos derivados como remix, pero no para uso comercial.

Vaya a saber si esta será la solución, lo que entiendo es que el modelo de las discográficas ya está viejo y deben actualizarse. Tal vez este ejemplo sirva a la industria para repensar su negocio, o para que se le ocurra algún otro. Lo que sí está claro es que deben ponerse a tono con lo que está sucediendo a su alrededor.

Enlace: NIN Ghosts I-IV

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *