Periodismo impreso vs. online, una vez más

Un interesante artículo publicó ayer The New Yorker llamado Out of Print para encender el viejo debate entre periodismo impreso y online. En realidad el debate está centrado en la calidad de la información, de uno y otro lado.

Para entender la reacción de enemistar ambos periodismos (como si fueran rivales y no pudieran convivir) es la actual situación de la prensa impresa, sobre todo en Estados Unidos. Algunos detalles que marca el artículo. En términos generales se “están perdiendo anunciantes, lectores, el valor de mercado y, en algunos casos, su misión a un ritmo que habría sido apenas imaginable hace sólo cuatro años”. Sin embargo el crecimiento de la actividad informativa online no les resulta beneficioso para la versión digital de esos medios: “los periódicos han creado sitios web que se benefician del crecimiento de la publicidad online, pero las cantidades no son suficientes para reemplazar la pérdida de ingresos procedentes de la circulación y anuncios impresos”.

De allí que el modelo de negocios comience su caída y provoque, entre otras cosas, que “una cuarta parte de todos los puestos de trabajo en periódicos de América hayan desaparecido”. Es que los lectores están comenzando a elegir y optar: “Internet está a punto de pasar a los periódicos como fuente de noticias políticas para los lectores de América”. Se podrían citar unas cuantas estadísticas que detallen el panorama, pero quedémonos sin números ahora, continuemos con el concepto.

Aquí vamos: “se trata de un punto irónico de injusticia, tal vez, que cuando un lector navega por la web en busca de las noticias políticas, a menudo termina en un sitio que no es más que la agregación de trabajo periodístico que se originó en un diario”. Algo que puede ocurrir o no. Luego el autor continúa con una lección de periodismo y destroza prácticamente The Huffington Post, un sitio que creció mucho y se dedicó originalmente a comentarios políticos (aunque ahora abarca otros temas como deporte, etc.).

El planteo es que los sitios de internet informan mal, de manera muy informal, arrebatadamente, con chismes, con comentarios de la gente “que podrían ser pintadas de baños”, etc. Una descalificación que sólo muestra una porción de la realidad y concentrada claramente en sitios muy populares que no necesariamente son los mejores.

A lo que apunta también es que los periodistas, editores y todos los trabajadores de los medios tradicionales se prepararon durante años para esa profesión. Que trabajaron durante años, son especialistas y nadie podría superar sus informes o notas periodísticas.

No voy a ensañarme con el autor de la nota, pero creo que es una idea generalizada la que expresa el periodista del New Yorker. Despreciar la capacidad de un periodista sólo por la herramienta que utiliza para su publicación es de un prejuicio propio de la ignorancia. Descalificar la pluralidad de voces porque no son calificadas, no es más que un acto de soberbia y conservadurismo que atenta contra la libertad de expresión de quién quiera y cuando quiera hacerlo.

La industria de los medios de comunicación está cambiando, al igual que otras industrias como la del disco y el cine. En el fondo es su modelo de negocios y su llegada a los lectores lo que les preocupa. Y su adaptación al nuevo mundo de la distribución de contenidos es su desafío. Existe buen periodismo online: con análisis, profundo, con participación acertada de sus lectores. Sólo hay que afinar la búsqueda y suscribirse, claro 😉

Imagen de rSambrook bajo licencia CC

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Un comentario sobre “Periodismo impreso vs. online, una vez más”

  1. Pingback: Nicolás Píccoli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *