Tagged gay talese

Borrador de “Frank Sinatra está resfriado”, por Gay Talese

gay-talese-frank-sinatra

(Click para ampliar)

Ya hablé hace un tiempo sobre dos libros editados en Argentina de Gay Talese. En uno de ellos está el artículo más conocido del periodista: “Frank Sinatra está resfriado” (pueden leerlo en .pdf).

Vía @nickbilton llego a este borrador que usó el autor para esa nota. Una verdadera pieza de colección para fanáticos. Para el resto, al menos despierta curiosidad cómo empezó a estructurar la nota…

Gay Talese: “Honrarás a tu padre” y “Retratos y Encuentros”

20130123-224354.jpg

Me habían recomendado leer algo de Gay Talese varias veces. Pero no había podido encontrar algo decente, más que algunas crónicas perdidas en algún blog, hasta el año pasado que Alfaguara publicó dos libros, los que se indican en el título de este post.

Terminé de leer ambos y la sensación que me dejaron es de fascinación. Empiezo por “Retratos y Encuentros” que fue el primero que leí. Se trata de una compilación de crónicas y relatos. “El padre de la no-ficcción”, como leí por ahí que le dicen a Talese, se mete en con personajes y ambientes que son relatados hasta hacértelos oler. Publicados originalmente en revistas, como New Yorker, los extensos artículos carecen de adjetivaciones y el acento está puesto en meras descripciones. El primero de los relatos es una radiografía de New York, de hace más de 30 años, con datos muy precisos sobre la ciudad. Como la cantidad de taxis que tienen y el comportamiento de los changarines que abren la puerta de los coches en busca de una propina. También está la famosa crónica “Frank Sinatra está resfriado”, un texto que es imposible mejorarlo. Porque Sinatra fue lo que fue no sólo por su voz, también por su contexto y el ambiente donde se movía. Y ahí Talese pone las fichas y rescata el universo del cantante de forma excepcional. Con la dificultad, diría fundamental tratándose de una pieza periodística, de no tener una sola línea, ni una mísera declaración, del protagonista principal.

“Honrarás a tu padre” fue publicado por primera vez hace más de 40 años. Es un trabajo también periodístico, encuadrado en “no-ficción”, sobre la vida de la familia Bonano. La familia de la mafia siciliana radicada en New York que llega a lo más alto de la organización con Joseph Bonano a la cabeza. El libro es el relato del ocaso de este tipo de organización, vista desde adentro. Desde el corazón mismo de la familia. Muestra los códigos y costumbres que tantas veces vimos en las películas, probablemente inspiradas en este libro, como la serie Los Sopranos. Las horas de espera en departamentos escondidos en la ciudad, los arreglos entre las distintas facciones de las mafias, horas y horas de juicios e investigaciones policiales, las peleas familiares, los mandatos incuestionables, lealtades y traiciones. Todo es descripto al detalle sin la figura de Talese presente aunque, según lo confiesa en el genial epílogo agregado en 2009, llegó a convertirse en amigo de Bill Bonano y su familia.

Ambos son libros imperdibles. Los recomiendo mucho no sólo por sus tramas, también por la manera en que están escritos. Una prosa y un estilo impecable.

Feliz día del periodista

Gay Talese

“Yo siempre estoy atento de quién está a mi alrededor. Se trata de ser conscientes de los demás y de no ignorarlos. Toda la gente es interesante. Siempre puedes escribir sobre ellos, aunque no sean famosos. Sólo hay que tener suficiente paciencia para conocerlos. Un periodista puede encontrar más conocimiento con la gente que normalmente no se habla. Se suele hablar con los vencedores, con los poderosos… pero no con los perdedores y con los oprimidos. La gente famosa y poderosa es la que ocupa las portadas de las revistas. Porque a la gente y a los periodistas les encanta el poder. A mí, sin embargo, nunca me interesó cubrir el Capitolio de Washington porque ahí los periodistas están seducidos por el poder. A lo que voy es que a nuestro alrededor hay muchos personajes más: los asistentes, el técnico de la luz, la gente que rodea a los famosos. Hay que hablar con la gente que todos los días ve cómo los famosos viven de la fama y del poder. Ahora bien, publicar la historia de alguien que no sea famoso es una labor más ardua: tienes que esforzarte más a la hora de reportear y escribir. Ah, y también en convencer al editor de que la publique. Pero si está bien contada no tendrás problema. El secreto es tener curiosidad, paciencia y perseverancia. Pero la cualidad más importante es la paciencia. Por eso cuando un editor mete presión hay que recordarle que si quiere calidad, un reportero necesita tiempo para crear un producto bello”.

Gay Talese en un reciente reportaje publicado en Milenio.