The Washington Post en la era de Jeff Bezos

La compra de The Washington Post por Jeff Bezos fue una gran noticia del 2013. Más allá del aspecto de negocio, muchas preguntas iban dirigidas a qué iba a hacer el dueño de Amazon con un medio de noticias. ¿Cuál será su aporte, innovación o mejora? Hoy Marty Baron, editor ejecutivo, publicó las intenciones del WaPo para el 2014. No hay mucho por descubrir. Dicen que contratarán personal, que rediseñarán y darán mucho foco a los blogs (!?).

Es inevitable pensar que todo lo que haga The Washington Post de ahora en más tenga la expectativa generada por la imagen de su ahora dueño.

¿Por qué Jeff Bezos compró The Washington Post? No lo sabemos, pero…

washington-post-bezos

Portada de hoy de The Washington Post.

80 años de historia. The Washington Post no escapa a la tradición de muchos medios de Estados Unidos (y de otras partes del mundo) de ser comandados por una empresa familiar. Cada nueva generación continúa el legado y el negocio periodístico. Así fue con Los Angeles Times y el Wall Street Journal. The New York Times es quizá el último de los grandes en continuar esa tradición y puede ser que estemos en el fin de un esquema de gestión en la industria de medios.

En el caso del WaPo, fueron -hasta ayer- los Graham quienes crearon y mantuvieron a uno de los diarios más importantes e influyentes de su país. Hay muchas razones para afirmar esto, aunque la historia recuerda dos hitos indiscutibles de este periódico. Uno es el caso Watergate: por el sacudón que produjo en su momento y las ficciones hollywoodenses que se crearon después. Inolvidable. El otro es aquel premio Pulitzer que devolvieron en 1980 por haber publicado una artículo que se demostró ser falso. Dos hechos que muestran los picos a los que cualquier medio se expone: el orgullo de hacer temblar al poder con periodismo puro como única herramienta y la herida expuesta en el principal capital de un diario, su credibilidad.

Continue reading →

The Washington Post y las aplicaciones de medios en Facebook

Social Reader - WaPo

Hace poco más de un año las reseñas sobre productos innovadores de medios eran las aplicaciones para iPad. Eran originales, apostaban a ‘lo nuevo’, buscaban nuevos contenidos para interactuar en una nueva plataforma. Todo esto sigue sucediendo. Pero en las últimas semanas la plataforma por explorar es Facebook. Sí, como si no fuera posible resistirse a la red social más grande el mundo: unámonos. Unos días atrás les comentaba sobre la que lanzó WSJ. Y ahora el turno es del Washington Post.

Social Reader tiene como principal “atractivo” que “podemos ver los que nuestros amigos están leyendo y todo lo que leas será visible para tus amigos”. Nada nuevo: la aplicación del WSJ potencia esto al permitir que se arme una portada con las lecturas de nuestros “amigos”. El HuffPo tiene hace tiempo la función de ver qué leen nuestros contactos pero montado dentro de su propio sitio.

Lo que sí me llamó la atención en Social Reader es la buena cantidad de contenidos de terceros que ofrece (Reuters, Mashable, AP, entre otros) más su propio contenido, claro. Se pueden leer completamente los artículos dentro de los muros de Facebook y cada uno que leas aparecerá en tu actividad dentro de la red social. Por el momento no se ve publicidad, salvo los partners al pie.

Este es sólo un ejemplo. Varios medios decidieron volcarse con todos sus artículos a Facebook. El caso de Guardian tal vez sea  el más moderado porque mantienen sus notas en el sitio propio. Pero el resto es consumido enteramente dentro de los muros.

Ahora, la pregunta “quién se queda con los contenidos”, parece tener respuesta: Facebook. Allí transcurre todo lo que el medio quiere que ocurra, pero siempre allí dentro. Si esto es bueno, negativo o da igual… es una evaluación que cada medio debe analizar. Lo que sí es seguro es que van hacia donde los usuarios están, con contenido curado y dando presencia a su marca.

¿Los medios perdieron la pulseada? ¿Lograrán conseguir más sponsors para construir un modelo de negocios que justifique la “migración”?

Infografía: del papel a su versión digital

The Royal Wedding

Buen rescate de dMultimedia sobre el trabajo gráfico que hicieron en The Washington Post. Cómo adaptar una infografía de la versión papel a la versión digital (o viceversa) parece ser la enseñanza.

Se trata de la #bodareal y en ambos la propuesta es conocer la intimidad del casamiento: recorrido, cómo es el monasterio, el carruaje, etc.

Pueden ver la versión papel en este enlace y la versión digital en The Royal Wedding

The Washington Post y su nuevo diseño

The Washington Post

The Washington Post cambió el diseño de su sitio, aquel noventoso look quedó atrás por uno un poco más moderno. Sólo un poco.

Lo estuve navegando y lo sentí un poco tosco, poca fluidez y no muy estable. Es mi parecer. Pero la recarga constante de cada página es un proceso pesado y las grillas en algunos apartados (como el de este video) son inexistentes.

En el anuncio del lanzamiento destacan la facilidad de dejar comentarios. Desarrollado por Pluck (que ya se hace cargo de otros sitios) el registro de perfil se emparenta bastante al HuffPost. Poca intervención del usuario (si utilizás FB Connect) y mucho por completar luego. Algo interesante es que a partir de ahora los comentarios serán jerarquizados en el sitio de acuerdo a distintas variables como: relevancia del autor, calidad de contribuciones, etc.

En cuanto a la portada, se destacan las “cajas” con distintas notas de acuerdo a la sección (en carrusel). Incluso en el interior de las notas el contenido multimedia tiene mayor relevancia.

Pueden pasar a ver de qué se trata el rediseño y luego me cuentan…

 

Anuncio: aplicación para iPad de The Washington Post


A diferencia de los spots que hemos visto por aquí sobre aplicaciones para iPad de medios, estos dos minutos del anuncio del Washington Post no hacen más que destacar lo genial del dispositivo. Los veteranos periodistas, Bob Woodward y Ben Bradlee, son los protagonistas evangelizadores que promocionan más y mejor la tablet que el contenido. La adopción tecnológica va primero.

Washington Post: no socializarás

Por un lado pienso que The Washington Post entendió que su reputación como medio online necesita de buenos comentarios en la web. Que es importante lo que se publica sobre ellos y que construir ‘comunidad’ es tan importante como su propio contenido. (Parece una obviedad pero sepan que no todos los medios lo entienden así y continúan actuando como en épocas donde el usuario no podía expresar su disconformidad).

Pero mientas hoy el debate se centra en que La Transparencia es la nueva objetividad (máxima discutible, pero dejemosla ahí) suena ridículo que un medio de comunicación intente controlar lo que sus empleados publican en sus perfiles personales. Así como lo leen: Newsroom Guidelines for Use of Facebook, Twitter and Other Online Social Networks, enviada a todos los periodistas “sin excepciones”.

Veamos algunas de las reglamentaciones:

- Los periodistas del WaPo son siempre periodistas del WaPo, así utilicen las redes con fines personales o laborales.

– “Nada que hagamos debe cuestionar la imparcialidad de nuestro criterio profesional”.

– “Nunca abandonar las directrices que rigen la separación de las noticias de opinión, la importancia de la realidad y la objetividad, el uso apropiado del lenguaje y el tono, y otros sellos distintivos de la marca del periodismo”.

– No deben publicar, ni incluir entre sus contactos o seguir grupos, que sean racistas, sexistas o fácilmente clasificables política o religiosamente, a menos que lo hagan en el marco de una investigación periodística y lo apruebe un supervisor.

– Para rematarla: que no acepten obsequios virtuales

Creo que es suficiente hasta acá para entender un poco las intenciones. Que no serán efectivas, que no imposibilitan a sus empleados a ‘decir’ lo que quieran y que la invasión de la privacidad online de los periodistas no soluciona absolutamente nada.