Taringa!, el libro

taringa-libro

Un hombre que se la pasa cagando y no lee nunca, más que un hombre es un concejal peronista.
En “Cagar leyendo, un placer rioplatense” por H. Casciari.

Y se hizo libro. Ustedes preguntarán, ¿pero cómo, el sitio donde busco series, música, películas, juegos y programas para bajar hizo un libro con los posts de su comunidad? Sí. Pero las publicaciones compiladas no tienen nada que ver con ese “compartir”.

“Frases argentas traducidas al inglés”, “Curso acelerado de chamuyo”, “Juegos para emborracharse entre amigos”, “Cómo salir bien en las fotos”, “¿Cómo funciona la pistola del Family”; son algunos de los títulos que formar parte del Libro de Taringa!. Todos publicados previamente en el sitio y compilado por sus dueños (Hernán Botbol y equipo).

A pesar de todas las restricciones que se publican en las últimas páginas sobre la protección de la obra y sus derechos reservados, se puede descargar en .pdf (desde acá o acá. Fue descargado unas 4261 veces en 24hs.)

Las ilustraciones fueron hechas por Fernando Landi, geniales. Pasen a ver su sitio que hay muchas más y muy buenas.

La verdad es que no tengo mucho más para decir, más que agradecer a Matías Botbol por haberme enviado un ejemplar. Por lo demás, ya saben donde voy a leerlo 😛

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

3 comentarios sobre “Taringa!, el libro”

  1. Pingback: sicrono
  2. Dejando de lado que el sitio Taringa! es principalmente una cueva de ladrones que facilita a sus usuarios el medio para “compartir” alegremente toda clase de contenido robado, ya sea material escrito, fotográfico o software pirateado o con restricciones de uso por derechos de copyright, (avalando así el perjuicio a periodistas, escritores y empresas de software) también puede observarse que la conducta de los moderadores es despótica y descaradamente caprichosa. El supuesto “protocolo” de conducta en Taringa! es sólo una excusa para borrar cualquier tipo de solicitud de sus usuarios, y de un tiempo a esta parte también puede observarse que ejercen un celoso filtro de censura a una parte de la libertad de expresión. Puntualmente los moderadores de Taringa! toleran los exabruptos más guarangos sobre ciertos y determinados personajes políticos argentinos, pero cuando asoma la más leve crítica u opinión desfavorable hacia el señor Pino Solanas inmediatamente ese post es borrado por los moderadores, en una suerte de trabajo de militancia encubierta por el sitio. O sea, Taringa! es un exponente de lo peor de la cultura argentina, el choreo impune de lo ajeno y el fascismo ideológico de la censura prepotente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *