twitter-periodismo

Twitter modificó el periodismo, pero ¿cómo?

Es un discurso repetido en muchos ámbitos: Twitter (y varios sitios llamados “sociales”) modificaron la manera de hacer periodismo. Cómo se distribuye la noticia, el concepto de primicia, las fuentes informativas (el usuario como testimonio/testigo de los hechos y con pruebas fehacientes, como una foto); lo está cambiando todo.

Hasta aquí, con algunos centímetros de disonancia, más o menos, hay acuerdo. Sin embargo quedan muchas preguntas flotando al intentar profundizar. Al menos yo las tengo. Son interrogantes abiertos y difíciles de resolver como por ejemplo el nivel de influencia que pueden tener los usuarios sobre determinado tema, cuál es su trascendencia, su valoración. Y cuestiones más prácticas del tipo ‘cómo limpiar de tanto ruido el contenido valioso’. Es un desafío que tenemos periodistas y medios en esta situación obligatoria, tener que discriminar el enorme caudal informativo y dar justo con lo que el usuario/lector necesita o quiere saber. Y podría seguir sembrando algunas preguntas más, pero me gustaría que vayamos a un trabajo concreto que tal vez nos ayude a darle un poco de luz al asunto.

The Revolutions Were Tweeted: Information Flows During the 2011 Tunisian and Egyptian Revolutions” es un estudio publicado por la International Journal of Communications y realizado por distintos investigadores. Es un trabajo exhaustivo, muy metódico, sobre análisis de comportamiento durante las llamadas “revoluciones” en Túnez y Egipto. Dos casos puntuales, dos cúmulos de datos precisos: 168 mil ‘tweets’ analizados, entre fechas concretas y con los hashtags más utilizados (las especificaciones están en el trabajo publicado). Es interesante porque no tomaron cualquier usuario, o todos. Eligieron según su rol durante los acontecimientos: periodistas, activistas, bloggers, celebridades, etc.

Es sabido que siguiendo un tema en Twitter uno se puede encontrar con cualquier cosa. Me refiero a: humor, información verdadera, opinión, versiones falsas y un largo etcétera. Como dice Mathew en el post que reseña este mismo estudio, las publicaciones van desde noticias de último momento hasta rumores y todo lo que está en el medio.

El estudio describe un poco el caos que se produce alrededor de esos dos temas tan ‘calientes’. El rol que juegan los medios es muy importante para diseminar la información. Pero también dice que los propios periodistas, blogueros y activistas adquirieron mucha relevancia en los hechos analizados hasta convertirse en los 3 actores de mayor influencia. En ese caos es donde se produce la cooperación y la generación de contenido que necesita ser ‘curado’ para comprender lo que está ocurriendo.

En las conclusiones se plantea otra cuestión interesante que tiene que ver con ¿de quién es la cuenta del periodista que trabaja en un medio? Y marca la diferencia entre lo que se publica en la cuenta oficial de la organización y lo que el periodista publica por su cuenta teniendo el “aval” del medio. ¿Quién está generando confianza con los usuarios? ¿es también una estrategia para derivar tráfico? Y agrego ¿es una manera de “vincularse” con los hechos de manera más personalizada que lo que puede/debe hacer una cuenta oficial de un medio?

Si las cuentas de los periodistas tienden a ser más retweeteadas que las oficiales de los medios, según los datos que obtuvieron, es posible que tenga que ver con el vínculo más “personal” que puede lograr un profesional con nombre, apellido y una foto de avatar.

Me permito contar aquí una decisión personal de uso de Twitter: dejé de seguir a las cuentas oficiales de los medios y me quedé con sus periodistas. ¿La razón? Esos periodistas me alertan cuando algo realmente importante está pasando. Con las cuentas oficiales no puedo tener ese filtro: todo es importante, el número de tweets es altísimo, me suman ruido a mi línea de tiempo. ¿Solución? Por el momento armé una lista con los medios de todo el mundo y me “informo” así, de reojo, total se que si pasa algo relevante me enteraré de todas formas. Y el análisis del que hablo un poco confirma esta tendencia de seguir a los profesionales.

Hay más datos en el estudio para leer y pensar, lo recomiendo. No hay conclusiones cerradas y afirmaciones grandilocuentes. Por eso creo que está bueno: dos experiencias más para sumar al análisis.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Un comentario sobre “Twitter modificó el periodismo, pero ¿cómo?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *