Washington Post: no socializarás

Por un lado pienso que The Washington Post entendió que su reputación como medio online necesita de buenos comentarios en la web. Que es importante lo que se publica sobre ellos y que construir ‘comunidad’ es tan importante como su propio contenido. (Parece una obviedad pero sepan que no todos los medios lo entienden así y continúan actuando como en épocas donde el usuario no podía expresar su disconformidad).

Pero mientas hoy el debate se centra en que La Transparencia es la nueva objetividad (máxima discutible, pero dejemosla ahí) suena ridículo que un medio de comunicación intente controlar lo que sus empleados publican en sus perfiles personales. Así como lo leen: Newsroom Guidelines for Use of Facebook, Twitter and Other Online Social Networks, enviada a todos los periodistas “sin excepciones”.

Veamos algunas de las reglamentaciones:

– Los periodistas del WaPo son siempre periodistas del WaPo, así utilicen las redes con fines personales o laborales.

– “Nada que hagamos debe cuestionar la imparcialidad de nuestro criterio profesional”.

– “Nunca abandonar las directrices que rigen la separación de las noticias de opinión, la importancia de la realidad y la objetividad, el uso apropiado del lenguaje y el tono, y otros sellos distintivos de la marca del periodismo”.

– No deben publicar, ni incluir entre sus contactos o seguir grupos, que sean racistas, sexistas o fácilmente clasificables política o religiosamente, a menos que lo hagan en el marco de una investigación periodística y lo apruebe un supervisor.

– Para rematarla: que no acepten obsequios virtuales

Creo que es suficiente hasta acá para entender un poco las intenciones. Que no serán efectivas, que no imposibilitan a sus empleados a ‘decir’ lo que quieran y que la invasión de la privacidad online de los periodistas no soluciona absolutamente nada.

Publicado por

Nicolás Píccoli

Periodista. Leo, aprendo y hago cosas en Internet. Llámeme Licenciado. Soy @sic

Un comentario sobre “Washington Post: no socializarás”

  1. Pingback: sicrono

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *